LEMA DE LA UABC
La Rectoría de la Universidad Autónoma de Baja California y el departamento de difusión cultural consideraron, en 1963, la necesidad de que nuestra casa de estudios tuviera un lema que sintetizara nuestros ideales y fue así como se dio a conocer la convocatoria a un concurso para seleccionar el lema de la institución.
El jurado calificador seleccionó como ganador al entonces estudiante bajacaliforniano, Miguel Gárate Velarde, quien participó con la frase: POR LA REALIZACIÓN PLENA DEL  HOMBRE, para ser el lema oficial de la UABC.

ESCUDO DE LA UABC
Fue el pintor José Reyes Meza el triunfador en el certamen al que convocó la Universidad Autónoma de Baja California el 15 de febrero de 1966, con la finalidad de contar con un emblema que lo identificara y expresara sus ideales. El significado del escudo, basado en el lema por la realización plena del hombre, es el siguiente: campo ocre, que simboliza tierra bajacaliforniana; campo verde, que representa el fruto del trabajo, y circundándola cuatro peces y una madre perla, que aluden a la naturaleza como base de sustentación; un libro de donde se proyecta hacia el universo, representado por el sol fuente de vida, el firmamento (circulo azul), estrella y luna, simbolizando así la plenitud del hombre, que a través de la cultura alcanza los más altos ideales.

BORREGO CIMARRÓN, SÍMBOLO UNIVERSITARIO
El cimarrón ha sido, desde hace muchos años, el símbolo mascota de la Universidad Autónoma de Baja California.
Nativo de las regiones serranas el cimarrón busca la altura de las escarpadas montañas, gozando la libertad del aire que en ellas se respira. De igual manera, la UABC, desde su fundación, se ha esforzado por alcanzar cada vez más altos niveles de calidad académica en un clima de libertad. Para remontar las complicadas condiciones montañosas, nuestra universidad ha sabido salir adelante de las situaciones difíciles por las que ha atravesado en su historia.
Su alta resistencia física le permite al cimarrón soportar arduas luchas contra sus oponentes, a los que combate con la fuerza de su cabeza, al igual que el universitario convence por el poder de la razón y el intelecto.
Un rasgo sobresaliente del cimarrón es su nobleza en el combate, pues cuando lucha y su contrincante se ha agotado y está a punto de darse por vencido, se lo hace saber volteándose y mostrando el costado, un punto extremadamente frágil ante el golpe. El cimarrón no ataca, a sabiendas de que un golpe así podría ser mortal, por lo contrario  espera a que su oponente se recupere para volver a enfrentarlo con la cabeza. Pese a su gran fortaleza, el cimarrón, no puede vencer el violento ataque de las armas de cazador, razón por la cual está en peligro de extinguirse.
Proteger al cimarrón, luchar por conservar a tan noble especie, es también, luchar por mantener vivo el símbolo de nuestra esencia universitaria.